• es
  • pt
  • ca
  • Menu

    La solvencia es un valor que nos diferencia

    ¿Qué es ser solvente?

    Un seguro de vida es una promesa de pago que se materializa en caso de que ocurra la contingencia asegurada: el asegurado, por tanto, deposita su confianza en la Compañía aseguradora para que nunca le falten los capitales pactados cuando más los necesite.

    Ser solvente es ser capaz de hacer frente a todas las obligaciones contraídas, presentes y futuras. Por tanto, la solvencia debe ser uno de los principios esenciales de toda Compañía aseguradora, especialmente si se trata de Seguros de Vida. El objetivo de ESPAÑA S.A. es la protección de sus asegurados, garantizando en todo momento que éstos siempre reciban los capitales pactados.

    No todas las compañías de seguros de vida son iguales, por eso es importante elegir con cuidado. La solvencia y la fortaleza de nuestro balance es una de las características que incorporan nuestros Seguros de Vida, y constituyen el fundamento más sólido que garantiza la tranquilidad de nuestros asegurados en todo momento.

    Líderes entre las compañías de seguros de vida

    Ser líder no se consigue de la noche a la mañana, nosotros trabajamos desde 1928 en incrementar nuestra solvencia, porque entendemos que este es uno de los valores fundamentales que aportamos a nuestros clientes.

    El activo de una sociedad representa el valor de sus bienes y derechos. El pasivo representa el valor de sus obligaciones y compromisos. La diferencia entre activos y pasivos son los recursos propios de la empresa, aquellos que están disponibles para hacer frente a eventualidades futuras. Lógicamente, cuanto mayor sea el nivel de recursos propios de una empresa en relación con los pasivos, mayor será su nivel de solvencia.

    El siguiente gráfico muestra la relación existente entre las distintas masas que componen el balance económico de la Compañía. Se observa que existe un gran exceso en el valor de sus activos (bienes y derechos propiedad de la Sociedad), respecto de sus pasivos u obligaciones comprometidas. La diferencia son los fondos propios que a efectos de solvencia representan casi un 40% de los activos totales de la Compañía:

    Los fondos propios, que constituyen el capital libre de la Compañía para asumir posibles pérdidas, se comparan con el Capital de Solvencia Obligatorio (también llamado SCR) que se calcula en función de los riesgo asumidos por la entidad aseguradora. El ratio de solvencia de la Compañía al cierre del ejercicio 2017 era superior al 300%, resultado de dividir los fondos propios entre el Capital de Solvencia Obligatorio.

    Este Capital de Solvencia Obligatorio (SCR) se calcula de la misma forma para todas las entidades aseguradoras de la Unión Europea, conforme a lo dispuesto en el Reglamento Delegado (UE) 2015/35, de la Comisión, y el resto de legislación de Solvencia II. Representa la pérdida máxima a la que debería hacer frente la Compañía en el peor escenario entre 200 posibles, teniendo en cuenta los riesgos específicos a los que se encuentra expuesta y la relación entre los mismos.

    El ya de por si elevado ratio de solvencia alcanzado por nuestra Compañía, superior al 300%, debe considerarse especialmente sólido ya que nuestra Sociedad aplica la fórmula estándar y no se ha acogido a la posibilidad de elaborar un modelo interno para calcular su Capital de Solvencia Obligatorio. Tampoco hacemos uso de ninguno de los ajustes mitigadores ni de las medidas transitorias que con carácter general ha aplicado el sector asegurador europeo para aumentar su ratio de cumplimiento del SCR y suavizar la adaptación al nuevo régimen de Solvencia II.

    Informes sobre la situación financiera y de solvencia

    Los informes sobre la situación financiera y de solvencia de la Compañía elaborados conforme a la normativa europea de Solvencia II (arts. 290 y siguientes del Reglamento Delegado (UE) 2015/35, de la Comisión, de 10 de octubre), pueden descargarse a continuación: